CREATIVIDAD EN EL BEISBOL

June 28, 2016

Creatividad en el Beisbol

Por: André Rodríguez

 

Imagínese un mundo en que exista el beisbol pero no exista el “pepper” o las “chapitas”. Que los niños vean un parque mojado y no sientan la inquietud severa de deslizarse salvajemente, mientras lo único que los detiene es la mirada penetrante de su madre, acompañada por la amenaza de un ¡ATREVETE! que en nuestro lenguaje coloquial supone lo contrario, se ha convertido en cotidiano. Esta palabra sirve como un pilar de apoyo para un joven, la misma que fomenta el riesgo, y puede tener como resultado tanto al fracaso, como la victoria, la euforia y/o tristeza. 

Ozzie Smith y sus acrobacias, Mark “The Bird” Fidrych y Nomar Garciaparra con sus rutinas irritablemente largas, Ken Griffey Jr. y su swing perfecto, son mas que una muestra pequeña de la amplia gama de personalidades que crea este deporte, el beisbol. Sabemos que la creatividad e imaginación en los niños es increíblemente valiosa para su desarrollo personal. También se reconoce que sin querer le ponemos “gríngolas cognitivas" al llevar los jóvenes bajo un régimen estricto con el fin de desarrollar un sentido de disciplina y responsabilidad. La realidad es que en la mayor parte de los casos los padres y entrenadores cometen este error bajo buenas intenciones. La educación tradicional nos enseña que el niño debe desarrollarse en un ambiente estable, regulado y estructurado, para así tener mayor probabilidades de ser un ciudadano productivo en la sociedad actual. Lo que se me hace difícil entender es como esta filosofía de enseñanza puede aplicarse al beisbol. Como un artista, cada pelotero tiene la dicha de convertir el diamante de juego en su canvas y darle vida a su estilo peculiar que lo hace distinguirse entre los demás. Algunos son clásicos como Mozart, otros innovadores como Andy Warhol y otros adquieren mas de una forma de encantarnos con sus destrezas como lo hizo Da Vinci. Gracias a los artistas del diamante, que son demasiados para detallar en este escrito, me enamore y aun vivo enamorado de este simple juego. 

¿Entonces a que se debe la estructura? Claro, no tan solo el beisbol sino el deporte organizado en general va agarrado de la mano de un conjunto de fundamentos técnicos e intelectuales que si el/la atleta no logra desarrollarlos no podrá competir en niveles avanzados. Aún planteando lo previo, es evidente que si los jóvenes no activan su imaginación se le puede crear una “frontera creativa” dentro y fuera del deporte. Y como bien se dice “el deporte (en este caso el beisbol) no espera ni extraña a nadie”. La meta de todo atleta dedicado es el profesionalismo, la cima, sin embargo las probabilidades de esto en muchas ocasiones son escasas. Entonces, al no propulsar la creatividad limitamos a nuestros futuros atletas, empresarios, educadores y/o profesionales a responder a una sociedad capitalista y estructurada. 

 

En fin, les informo que los fundamentos, ambos técnicos e intelectuales, se deben trabajar arduamente para llegar al próximo nivel. Pero así mismo se les debe dar la libertad a nuestros jóvenes de innovar, permitiéndoles y fomentando el disfrute del juego al máximo. Enfoquémonos mas en crear algo distinto y diferente. Comencemos con el consejo de que “los riesgos mas grandes en la vida son los que mas se gozan” y que no se trata del destino, sino las experiencias y lo aprendido que se adquiere en el camino.



Leave a comment